Papa


Papa

Titular
Francisco
Desde el 13 de marzo de 2013

Tratamiento Su santidad
Residencia Domus Sanctae Marthae, Ciudad del Vaticano
Designado por Colegio Cardenalicio
Duración Vitalicio, salvo renuncia
Primer titular Pedro
Creación Siglo I
Sitio web www.vatican.va

El papa es el obispo de Roma, cabeza de la Iglesia católica y del Colegio Episcopal, además de poseer el título de soberano en el Estado de la Ciudad del Vaticano.

El cargo de papa es de tipo electivo, a través de un cónclave. El papa actual es Francisco, de nombre secular Jorge Mario Bergoglio, cardenal argentino elegido sumo pontífice en marzo de 2013. Su cargo se corresponde al antiguo patriarca de Occidente de la Iglesia ecuménica, previa al Cisma de Oriente.

El papa tiene otros títulos, como santo padre, sumo pontífice, romano pontífice, pontífice máximo, vicario de Cristo, sucesor de Pedro y siervo de los siervos de Dios. A nivel internacional, el papa recibe el trato de jefe de Estado y el tratamiento honorífico y protocolario de su santidad. Igualmente, es el representante por excelencia de la Santa Sede, la cual tiene personalidad jurídica propia, canónica[1]​e internacional. Asimismo, el pontífice posee inmunidad diplomática, es decir, no puede ser acusado en tribunales, ya que más de 170 países lo reconocen como soberano del Vaticano.[2]

Conforme a la tradición católica, el papado tiene su origen en Pedro, apóstol de Jesús, que fue constituido como primer papa y a quien se le otorgó la dirección de la Iglesia y el primado apostólico. Hasta el pontífice presente, la Iglesia católica enumera una lista de 266 papas en los dos milenios de historia de dicha institución. Cabe destacar que conforme a otros credos no católicos, tanto la primacía de Pedro como la sucesión papal y hasta el papado mismo, no son considerados como verdaderos o se interpretan bajo sentidos diferenciados del sentir católico.

Como jefe supremo de la Iglesia tiene las facultades de cualquier obispo, y además aquellas exclusivas e inherentes a la cátedra petrina, como la declaración universal de santidad (canonización), nombramiento de cardenales y la potestad de declarar dogmas. Esta última es una de la más controvertidas, ya que implica la llamada infalibilidad papal, por la cual, conforme al dogma católico, el pontífice está exento de cometer errores en materias de fe y moral, pero únicamente si habla ex cathedra.[3]

Índice

Origen del término «papa»


El término, en el campo eclesiástico, proviene de la voz griega πάππας (páppas), que significa ‘padre’ o ‘papá’, término usado desde el siglo III para referirse a los obispos en el Asia Menor; su variante en el latín clásico significaba 'tutor' o 'padre’'. A partir del siglo XI en Occidente se usa de forma exclusiva para referirse al obispo de Roma.[4][5]

Popularmente se cree que PAPA (abreviado P. o PP.)[6][7]​ es un acrónimo del latín Petri Apostoli Potestatem Accipiens: Recibiendo la potestad del apóstol Pedro.[8]

Durante los primeros siglos de la historia del cristianismo, la expresión papa se usaba para dirigirse o referirse a los obispos, en especial a los metropolitas u obispos de diócesis mayores en extensión o importancia. Así, Cipriano de Cartago, por ejemplo, es llamado papa (cf. Epist. 8, 23, 30 etc.). La primera vez que se tiene constancia del empleo de esta expresión para el obispo de Roma es en una carta de Siricio (cf. Carta VI en PL 13, 1164), a fines del siglo IV. Sin embargo, seguía utilizándose indistintamente para otros obispos. Hay que esperar a Gregorio VII para un uso ya exclusivo del obispo de Roma. Así el título de papa no es exclusivo de la Iglesia de Roma, pues era empleado antiguamente por los principales patriarcas, hasta que fue cayendo en desuso, conservándolo el patriarca de Occidente (obispo de Roma), el de la Iglesia copta y el de la Iglesia ortodoxa de Alejandría. También podemos ver el uso reverencial de la expresión latina papa para dirigirse a los popes de la Iglesia ortodoxa rusa.

Historia del papado


Origen

La visión de la Iglesia católica de los relatos evangélicos en torno al apóstol Simón Pedro (conocido como san Pedro) resalta su preeminencia sobre los demás apóstoles: Jesús le da un nombre especial, Cefas (roca en arameo) traducido al griego como πέτρος (Pedro),[9]​ el cual señalaría la futura misión del apóstol. Además, en los listados de apóstoles los evangelistas siempre lo nombran en primer lugar (a pesar de no haber sido el primero en recibir la llamada de Jesús), incluso utilizando el título de «el primero».[10]​ Con todo, el pasaje evangélico clave es Mateo 16, 13-20, donde Jesús más adelante hace entrega a Pedro de las «llaves del Reino de los Cielos» y se refiere a él como la piedra sobre la cual fundaría su Iglesia. Luego de la resurrección, Jesús nuevamente le menciona su papel: «Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas».[11]​ «Apacentar» en términos bíblicos significa «gobernar».[12]

Por ello, según la Iglesia católica, el Evangelio reflejaría la voluntad de Jesucristo de que sus discípulos permanecieran unidos bajo la dirección de Pedro, tal y como sugiere el pasaje bíblico sucedido en Cesarea de Filipo, ciudad edificada sobre una terraza a los pies del monte Hermón:

Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra, Yo edificaré mi Iglesia y el poder del infierno no prevalecerá contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que atares sobre la tierra, será también atado en los Cielos; y todo lo que desatares sobre la tierra, será también desatado en los Cielos.
Mateo, 16, 18-20

La interpretación de las llaves del Reino de los Cielos actual no se hizo hasta el papa Gregorio VII[cita requerida]. La interpretación más común de los Padres de esta metáfora[cita requerida] es la predicación de Pedro, el cual abrió el Reino de los Cielos a los judíos[13]​ y a los gentiles.[14]

En los Hechos de los Apóstoles se mostraría el papel de dirección que tiene Pedro: se encarga de iniciar la dirección del que tomaría el lugar de Judas,[15]​ el primero en salir a hablar después de la venida del Espíritu Santo,[16]​ el primero en hablar en el concilio de los apóstoles.[17]​ Todo ello es interpretado por la Iglesia católica como muestra del papel y misión que Jesús dio a Pedro en relación con la Iglesia que él fundaría.

Por tales motivos Pedro es considerado dentro de la Iglesia católica como el primer papa.[cita requerida] Aunque en aquel tiempo no llevaba el título pero sí la misma función y autoridad.[cita requerida].

Autoridad del Obispo de Roma en los Padres de la Iglesia

Antes del Concilio de Nicea I, varios Padres de la Iglesia afirman la autoridad del Obispo de Roma sobre la Iglesia Universal, entre ellos esta la demostración de Clemente de Roma del siglo I, como obispo de la Iglesia de Roma, envió a los corintios una carta llamándolos al orden y a la obediencia. Esta obediencia es causa de la autoridad dada a Pedro por Jesús en el Evangelio de Mateo 16,15-19.

¿Se le ocultó algo a Pedro, que fue llamado piedra de la Iglesia que iba a ser edificada, que obtuvo las llaves del reino de los cielos y la potestad de desatar y atar en los cielos y en la tierra?, Pero si te encuentras cerca de Italia, tienes Roma, de donde también para nosotros está pronta la autoridad. Qué feliz es esta Iglesia a la que los Apóstoles dieron, con su sangre, toda la doctrina, donde Pedro es Igualado a la pasión del Señor.
Tertuliano, De praescriptione haereticorum, XXII.2-4
Y Pedro, sobre la cual la Iglesia es construida, contra la cual las puertas del infierno no prevalecerán, para manifestar la unidad estableció una cátedra, y con su autoridad dispuso que el origen de esta unidad empezase por uno. Cierto que lo mismo eran los demás Apóstoles que Pedro, adornados con la misma participación de honor y potestad, pero el principio dimana de la unidad. A Pedro se le da el primado, para que se manifieste que es una la Iglesia de Cristo.
Cipriano de Cartago, De la Unidad de la Iglesia. 4.5.
Y el Señor también en el Evangelio, cuando los discípulos lo abandonaron mientras él hablaba, tornándose hacia los doce, dijo «¿también vosotros os iréis?»; entonces Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes la palabra de vida eterna; y creemos, y estamos seguros, de que eres el Hijo del Dios viviente». Aquí habla Pedro, sobre quien la Iglesia había de ser edificada.
Cipriano de Cartago, Epístolas 68:8.
Y Pedro, sobre la cual la Iglesia es construida, contra la cual las puertas del infierno no prevalecerán
Orígenes, Comentario sobre Juan . 5:3.

Citas bíblicas sobre la instauración de Pedro

Éstas son las principales citas bíblicas sobre las que se apoya el catolicismo para determinar el papel de Pedro y el papado:

—Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy?

Respondiendo Simón Pedro, dijo:
—Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios viviente.
Entonces le respondió Jesús:

—Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».
Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá, y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá
Y subió a una de las barcas, que era de Simón, y le rogó que se alejara un poco de la tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a las multitudes
Dijo también el Señor:
Simón, Simón, he aquí que Satanás ha solicitado poder para zarandearlos como a trigo; pero yo he rogado por ti, para que tu fe no falle; y tú, cuando te hayas vuelto, fortalece a tus hermanos
Después de haber comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos?

Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo.
Él le dijo: Apacienta mis corderos.
Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas ?
Pedro le respondió: Sí Señor, tú sabes que te amo.
Le dijo: Pastorea mis ovejas.
Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás. ¿Me amas?
Pedro se entristeció de que le dijese por tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, Tú lo sabes todo; Tú sabes que te amo.

Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas

Muerte de san Pedro

A partir del siglo XI[cita requerida] la Iglesia católica ha hecho énfasis en el origen de la sucesión apostólica a partir de Roma. Debe tenerse en cuenta que en los inicios de esta tradición, el peso del Imperio romano se había trasladado a Bizancio. Sin embargo, Roma era el Patriarcado que tenía la primacía sobre los demás patriarcas,[cita requerida] pues Constantinopla no fue elevada a Patriarcado hasta el siglo V[cita requerida], y aun así no gozó de la autoridad espiritual que tenía Roma, principalmente con papas como san León Magno. Luego de la caída del Imperio romano de Occidente, la figura del obispo de Roma se volvió relevante también en lo político, siendo la única institución que sobrevivió a la Caída de Roma.

Entre los argumentos de esta sucesión apostólica, están las excavaciones arqueológicas realizadas en la segunda mitad del siglo XX bajo el altar mayor de la basílica de San Pedro. Estas probaron que la tumba sobre la que se edificó el templo, que presenta una inscripción que dice: «Petrus» (Pedro en latín), contiene restos del siglo I[cita requerida].

También pueden mencionarse otros testimonios escritos. La epístola de Clemente de Roma (tercer sucesor de Pedro), dirigida hacia el año 98[cita requerida] a los fieles de Corinto, menciona el martirio de Pedro en Roma así como el de Pablo.[18]​ El hecho de que se dirija con autoridad a una Iglesia lejana, como lo era una griega, sugiere que los cristianos reconocían la autoridad del sucesor de Pedro.

Veinte años más tarde (hacia 117), el obispo Ignacio de Antioquía (Iglesia que también había sido presidida por Pedro)[cita requerida] escribió siete cartas a sus fieles mientras viajaba como condenado a muerte hacia Roma. En una de ellas pide a los cristianos romanos que no intercedan por su liberación, pero aclaró: «Yo no os mando como Pedro y Pablo»[19]​ Ello que hace suponer la estancia de dichos apóstoles en la capital imperial y, a la vez, la sumisión de las demás iglesias a la de Roma.

El Evangelio de Juan, redactado a fines del siglo I, cuando Pedro ya había muerto. No señala el lugar de su martirio, pero alude claramente a la muerte de Pedro por el martirio, y sabe evidentemente que fue ejecutado en la cruz.[20]​ Que el lugar es Roma puede deducirse por los versículos finales de la primera carta de Pedro, que dice estar escrita en "Babilonia".[21]​ La identificación entre Babilonia y Roma aparece en el Apocalipsis de Juan (14, 8; 16) y en la literatura judía apocalíptica y rabínica.

Otro documento cristiano, la Ascensión de Isaías, redactado hacia el año 100[cita requerida], habla en estilo profético (documentando en realidad algo ocurrido en el pasado) asegurando que uno de los doce apóstoles será entregado en manos de «Beliar, el asesino de su madre» (Nerón). El Apocalipsis de Pedro, datable asimismo a principios del siglo II,[cita requerida] también habla del martirio de Pedro en Roma, al dirigirle esta frase: «Mira, Pedro, a ti te lo he revelado y expuesto todo. Marcha, pues, a la ciudad de la prostitución, y bebe el cáliz que yo te he anunciado».

Los testimonios sobre la muerte de Pedro en Roma continúan en Oriente, con el obispo Dionisio de Corinto (180 d. C.); en Occidente, con Ireneo de Lyon (muerto en 208, discípulo de Policarpo de Esmirna, que a su vez había sido discípulo del apóstol Juan), y en África, por Tertuliano (muerto en 220). Aún es más importante el hecho de que no haya iglesia cristiana que pretenda para sí esta tradición ni se levante una voz contemporánea que la combata o ponga en duda.[22]

El gobierno jerárquico de la Iglesia católica se basa en la autoridad de los sucesores de los apóstoles, llamados obispos, reunidos en concilio bajo la autoridad del primero de los obispos. Para los católicos, este es el obispo de Roma (comúnmente conocido como papa), dado que Pedro fue simultáneamente obispo de Roma y líder de los apóstoles.

Cabe mencionar que otras tradiciones cristianas difieren enormemente con respecto a la figura de Pedro. Si bien la mayoría de ellas se limitan a cuestionar el papel de Pedro como supuesta cabeza de la Iglesia, otras cuestionan que recibiese el título de obispo de Roma o incluso que muriese en dicha ciudad.[cita requerida]

Sucesión apostólica del obispado de Roma

Tal como lo asevera el catolicismo, la legitimidad de los obispos se fundamenta en la transmisión de la autoridad espiritual de los apóstoles a sus sucesores. En el caso del primado apostólico de Roma, al igual que el resto de las sedes episcopales, su origen y antigüedad parece confirmada por las fuentes más antiguas, como Ireneo de Lyon (Adversus Haereses) y Eusebio de Cesarea (Historia Eclesiástica), quienes parecen coincidir en que tras el martirio y muerte del apóstol Pedro, el siguiente en ser elegido como obispo de Roma fue Lino,[23][24]​ de quien no se tienen mayores informaciones sobre su vida, y que sin embargo ambos autores identifican con aquel mencionado por San Pablo en sus cartas a Timoteo[25]​ Tal sucesión, como se ha dicho, se daría tras la muerte de Pedro, esto es, hacia los años 64-67 d.c.

Cabe destacar que dichos padres de la Iglesia parecen aseverar además la primacía de la Iglesia de Roma,[26][27]​ entre las demás existentes, por lo que Ireneo se limita a enumerar el listado de los obispos de dicha iglesia. Dichos catálogos son considerados dentro de la Iglesia católica como los listados más exactos de los primeros papas:

Luego de haber fundado y edificado la Iglesia los beatos Apóstoles, entregaron el servicio del episcopado a Lino: a este Lino lo recuerda Pablo en sus cartas a Timoteo. Anacleto lo sucedió. Después de él, en tercer lugar desde los Apóstoles, Clemente heredó el episcopado, el cual vio a los beatos Apóstoles y con ellos confirió, y tuvo ante los ojos la predicación y Tradición de los Apóstoles que todavía resonaba […]. A Clemente sucedió Evaristo, a Evaristo Alejandro, y luego, sexto a partir de los Apóstoles, fue constituido Sixto. En seguida Telésforo, el cual también sufrió gloriosamente el martirio; siguió Higinio, después Pío, después Aniceto. Habiendo Sotero sucedido a Aniceto, en este momento Eleuterio tiene el duodécimo lugar desde los Apóstoles.
Ireneo de Lyon.Adversus Haereses (Contra los herejes) III, 3.3

Así, se ha establecido que posteriormente a Lino, se sucedió Anacleto siguiendo la línea hasta Eleuterio quien era el obispo de Roma en tiempos en que San Ireneo escribió el "Adversus Haereses" (hacia 180 d. C.), de estos nombres cabe destacar el de Clemente, cuya existencia parece comprobada por la epístola atribuida a él, tanto por Eusebio[28]​como por Ireneo,[24]​ y dirigida a una de las iglesias establecidas en Grecia llamada “Carta a los Corintios”, en la que el autor saluda en nombre de «la Iglesia de Dios que reside en Roma»,[29]​ y en cuyo texto se reafirma la sucesión apostólica de todas las Iglesias, incluyendo la romana:

”Y nuestros apóstoles sabían por nuestro Señor Jesucristo que habría contiendas sobre el nombramiento del cargo de obispo. Por cuya causa, habiendo recibido conocimiento completo de antemano, designaron a las personas mencionadas, y después proveyeron a continuación que si éstas durmieran, otros hombres aprobados les sucedieran en su servicio.”
San Clemente de Roma. Epístola a los Corintios. XLIV.

Si bien, la citada carta no hace declaración sobre el primado de la sede romana, no obstante, no puede suponerse que la misma se dirigiera a una comunidad tan lejana, si la misma no fuera a ser recibida como proveniente de una autoridad, cuanto más cuando la citada carta fue enviada en virtud de los conflictos y divisiones en que se encontraban los corintios.[30]

Títulos papales


Actualmente, el papa ostenta también oficialmente los siguientes títulos:

A partir de 2006 el papa Benedicto XVI renunció al título de patriarca de Occidente. El Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos publicó una nota en marzo de ese mismo año donde se explicaba:

Desde el punto de vista histórico, los antiguos patriarcas de Oriente, fijados por los Concilios de Constantinopla (381) y de Calcedonia (451), se referían a un territorio claramente circunscrito, mientras que el territorio de la Sede del obispo de Roma no estaba bien definido. En Oriente, en el ámbito del sistema eclesiástico imperial de Justiniano (527-565), junto a los cuatro Patriarcados orientales (Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén), el papa era considerado patriarca de Occidente. Inversamente, Roma privilegió la idea de las tres sedes episcopales petrinas: Roma, Alejandría y Antioquía. Sin usar el título de "patriarca de Occidente", el IV Concilio de Constantinopla (869-70), el IV Concilio de Letrán (1215) y el Concilio de Florencia (1439), incluyeron al papa como el primero de los cinco patriarcas de entonces.

El título de "patriarca de Occidente" lo empleó en el año 642 el papa Teodoro I y tan sólo volvió a aparecer en los siglos XVI e XVII, debido a que los títulos del papa se multiplicaron. En el Anuario Pontificio apareció por primera vez en 1863.

Actualmente, el significado del término "Occidente" se enmarca en un contexto cultural que no se refiere únicamente a Europa Occidental, sino que se extiende desde Estados Unidos a Australia y Nueva Zelanda, diferenciándose de este modo de otros contextos culturales. Obviamente, este significado del término "Occidente" no pretende describir un territorio eclesiástico, ni puede ser empleado como definición de un territorio patriarcal. Si se quiere dar a este término un significado aplicable al lenguaje jurídico eclesial, se podría comprender sólo con referencia a la Iglesia latina. Por tanto, el título "patriarca de Occidente" describiría la especial relación del obispo de Roma con esta última, y podría expresar la jurisdicción particular del obispo de Roma para la Iglesia latina.

Como el título de "patriarca de Occidente" era poco claro desde el inicio, con el desarrollo de la historia se hizo obsoleto y prácticamente no utilizable. Por eso, no tiene sentido insistir en mantenerlo, sobre todo teniendo en cuenta que la Iglesia católica, con el Concilio Vaticano II, halló para la Iglesia latina en la forma de las Conferencias Episcopales y de sus reuniones internacionales de Conferencias Episcopales, el ordenamiento canónico adecuado a las necesidades actuales.
Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos

Lista de papas


Jefatura de Estado de la Ciudad del Vaticano


Pontificado Fotografía Pontífice Origen Escudo papal Comentarios
11 de febrero de 1929 -
10 de febrero de 1939
Pius PP. XI (Pío XI)
Achille Damiano Ratti
Italia Italia
Firmó el 11 de febrero de 1929 los Pactos de Letrán con el reino de Italia y fundó así el actual Estado pontificio, Ciudad del Vaticano.
2 de marzo de 1939 -
9 de octubre de 1958
Pius PP. XII (Pío XII)
Eugenio Maria Pacelli
Italia Italia
El papa de la Segunda Guerra Mundial, mandó excavar las grutas vaticanas para aclarar si la tumba de San Pedro se encontraba bajo el altar de la basílica vaticana como decía la tradición. El resultado fue positivo.
28 de octubre de 1958 -
3 de junio de 1963
Ioannes PP. XXIII (Juan XXIII)
Angelo Giuseppe Roncalli
Italia Italia
Convocó el Concilio Vaticano II. Venerado como santo.
30 de junio de 1963 -
6 de agosto de 1978
Paulus PP. VI (Pablo VI)
Giovanni Battista Montini
Italia Italia
Concluyó el Concilio Vaticano II. Venerado como santo.
26 de agosto de 1978 -
28 de septiembre de 1978
Ioannes Paulus PP. I (Juan Pablo I)
Albino Luciani
Italia Italia
Gobernó solamente durante 33 días; en su breve pontificado supo ganarse con su sencillez el cariño de sus fieles. Antes de ser elegido fue patriarca de Venecia.
16 de octubre de 1978 -
2 de abril de 2005

Ioannes Paulus PP. II (Juan Pablo II)
Karol Józef Wojtyła
Polonia Polonia
Gobernó la Iglesia durante 26 años, el tercer pontificado más largo de la Historia. Venerado como santo.
19 de abril de 2005 -
28 de febrero de 2013
Benedictus PP. XVI (Benedicto XVI)
Joseph Aloisius Ratzinger
Alemania Alemania
Desde el 28 de febrero de 2013 es el papa emérito. Su pontificado duró casi 8 años. Renunció a su cargo.
13 de marzo de 2013 -
actualidad
Franciscus PP. (Francisco)
Jorge Mario Bergoglio
 Argentina
Primer papa nativo del continente americano, además de ser el primero de la Compañía de Jesús y también en llamarse Francisco. Es el actual jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano.

Línea temporal

Elección papal


A partir del siglo XII, la elección de pontífice romano se realiza mediante cónclaves, esto es la reunión del Colegio cardenalicio en los que los purpurados eligen mediante escrutinio secreto al nuevo papa. Conforme a la normatividad eclesiástica actual el cargo de Obispo de Roma queda libre solamente al morir o renunciar válidamente[38]​ el pontífice en turno, a este periodo donde la Sede Apostólica queda sin titular se le conoce como “Sede Vacante”, por lo que al acontecer esto, se convoca a Cónclave para elegir nuevamente a la cabeza de la Iglesia católica.

Conforme al Código de Derecho Canónico, solamente el Colegio Cardenalicio tiene competencia para elegir al sumo pontífice,[39]​ sin embargo deberán apegarse a la normatividad específica.[40]​ Dicha normatividad es expedida por el sumo pontífice. La que rige actualmente se encuentra contenida en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis, expedida por el papa Juan Pablo II, el 22 de febrero de 1996.

Según la dicha Constitución Apostólica, y la normatividad general de la Iglesia, las peculiaridades de la elección pontificia son las siguientes:

  • Cualquier sacerdote católico, susceptible de ser obispo[41]​, puede ser elegido papa, sin embargo si carece del rango episcopal deberá ser ordenado obispo inmediatamente tras su elección.[42][43]
  • La elección se lleva a cabo por el Colegio de Cardenales, los cuales no pueden pasar del número de ciento veinte. Pudiendo ser electores todos los cardenales que no pasen de la edad de ochenta años cumplidos un día antes de la Sede Vacante.[44]
  • La elección se lleva en estricta privacidad dentro de la Capilla Sixtina, pudiendo alojarse los cardenales electores en la Domus Sanctae Marthae.[45]​ Y bajo el juramento del más estricto secreto durante y después del cónclave.[46]
  • Tras cada elección que se lleve a cabo, y para anuncio al pueblo católico que espera, si hay acuerdo, se proclama mediante la fumata blanca, en caso contrario se anuncia con la fumata negra y se prosiguen las votaciones.
  • Una vez elegido al sucesor de san Pedro, se le pide consentimiento. «¿Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice?», si acepta se le interroga por el nombre que tomará: «¿Cómo quieres ser llamado?», levantándose acta de la aceptación y nombre del nuevo papa.[47]
  • Tras las muestras de respeto de los cardenales y la acción de gracias a Dios, el nuevo papa es anunciado por el cardenal protodiácono, al pueblo que espera, con la siguiente fórmula:
Annuntio vobis gaudium magnum;
Habemus Papam:
Eminentissimum ac reverendissimum Dominum,
Dominum (nombre),
Sanctæ Romanæ Ecclesiæ Cardinalem (apellido),
Qui sibi nomen imposuit (nombre papal).
Os anuncio un gran gozo:
Tenemos Papa:
El eminentísimo y reverendísimo señor,
señor (nombre),
cardenal de la Santa Iglesia Romana (apellido),
que ha adoptado como nombre (nombre papal).
  • Saliendo el electo al balcón de la basílica vaticana, a impartir su primera bendición llamada “Urbi et Orbi”, esto es, a la ciudad de Roma (Urbi) y al mundo (Orbi).[48]

Cabe destacar que partir de la citada Constitución Apostólica de Juan Pablo II, la elección del nuevo obispo de Roma se realiza mediante escrutinio o voto secreto, realizado mediante papeletas donde se escribe el nombre del candidato, y realizándose conteo hasta obtener la votación requerida de dos tercios de los votos de la totalidad de los electores.[49]​ Por lo que han quedado abolidas las elecciones conocidas como "per aclamationem seu inspiratione" y "per compromissum", que todavía preveía la normatividad de Pablo VI, la Constitución Apostólica Romano Pontifici Eligendo.[50]

Permanencia en el cargo


A lo largo de los seis últimos siglos, casi todos los papas han permanecido en su cargo hasta la muerte. En 2013, Benedicto XVI anunció su renuncia al cargo,[51]​ que se hizo efectiva el 28 de febrero del mismo año.[52]

Atributos papales


Infalibilidad del papa

La infalibilidad no es un privilegio personal: es un atributo que corresponde a la dignidad del papa como resultado de la asistencia del Espíritu Santo prometido por Jesucristo. El papa es infalible, o sea, el papa está exento de error, cuando habla ex cathedra en materia de fe o de moral.

Desde la antigüedad, el obispo de Roma tuvo cierta preeminencia al momento de establecer prácticas litúrgicas y dirimir controversias respecto a puntos discutidos de doctrina señalando las directrices a seguir (ortodoxia). Sin embargo, se dieron casos en los que las opiniones del obispo romano eran ignoradas y hasta rechazadas, como aconteció respecto a la disputa acerca de la celebración de la Pascua conforme a la práctica conocida como cuartodecimal en tiempos del papa Víctor I.

No obstante, no fue sino hasta la Reforma Protestante, cuando resultó necesario establecer teológicamente la capacidad del sumo pontífice para definir la doctrina a seguir dentro de la Iglesia católica, ante la constante crítica de los reformados. Dicha definición no llegaría sino hasta el año 1870, con la Constitución dogmática Pastor Aeternus, redactada dentro del Concilio Vaticano I, la que estableció la infalibilidad papal de la siguiente manera:

El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables.
Constitución Dogmática Pastor Aeternus.[3]

Posteriormente, dicha facultad sería ratificada dentro del Concilio Vaticano II, en la Constitución Dogmática Lumen Gentium.

Tras la definición teológica, esta facultad solamente ha sido usada una vez por el papa Pío XII para la definición del dogma de la Asunción de la Virgen María en 1950.

Creación de cardenales

No obstante que en siglos pasados el nombramiento de cardenales fue sumamente disputado entre las jerarquías eclesiásticas y hasta civiles, en la actualidad la elección y promoción al grado cardenalicio compete, de manera exclusiva al sumo pontífice,[53]​ quien les elige de entre aquellos varones que hayan recibido cuando menos el presbiterado, no obstante, en caso de no ser obispos deben ser consagrados como tales.[54]​ Su nombramiento se hace público mediante su anuncio en Consistorio, esto es, ante el Colegio cardenalicio.

En este sentido, el Obispo de Roma tiene la facultad de designar a un cardenal, anunciando su creación pero reservándose el nombre del mismo, a este tipo de elección se le conoce con el nombre latino de “in pectore”. En este caso las facultades del cardenal comienzan hasta el día en que el Pontífice haga público su nombre.[55]​ Una vez publicado en consistorio, los cardenales pasan a formar parte del Colegio cardenalicio, por el cual (a través de Consistorios) y de manera personal asisten al Romano Pontífice en el gobierno de la Iglesia, y se vuelven posibles electores de la próxima elección pontificia.[56]

Insignias papales


También se pueden llamar fanones a las ínfulas que cuelgan en la parte de atrás de la mitra del obispo.

Los ayudantes que la llevaban eran llamados Sediarios Pontificios. Actualmente se dedican a preparar las audiencias y celebraciones pontificias. La última vez que actuaron como “sediarios” fue el 8 de abril de 2005, cuando 12 de ellos llevaron a hombros el féretro de Juan Pablo II, ya que la silla gestatoria ha sido reemplazada por el papamóvil, más propio de estos tiempos modernos. Los "Sediarios Pontificios" son actualmente 24. El Decano de los mismos es el italiano Adalberto Maria Leschiutta. La más antigua representación conocida de un dignatario transportado en una silla gestatoria se data durante las primeras dinastías egipcias, en la celebración del Heb Sed, arcaica fiesta ritual conmemorando el 30º año de reinado del faraón.

El término «papa» en otras iglesias


También se llaman papas a quienes hacen cabeza en otras Iglesias cristianas distintas a la católica:

Otros Usos

Otros usos de término «papa»


Al general de la Orden de los Jesuitas siempre se le ha llamado el papa negro debido a que en dicha orden lucen una sotana negra, incluyendo al general (desde Inocencio V, que fue el primer papa dominico, y que quiso seguir vistiendo el hábito blanco de la Orden de predicadores, de la que procedía, el papa siempre lleva sotana blanca).

Véase también


Referencias


  1. a b Código de Derecho Canónico. Canon 361. «Código de Derecho Canónico» . 
  2. «Inmunidad Diplomática» . 
  3. a b Constitución Dogmática Pastor Aeternus. (1870). Concilio Vaticano I. Capítulo 4
  4. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «papa» . Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 24 de febrero de 2019. 
  5. «Online Etymology Dictionary» . Consultado el 28 de agosto de 2009. «Voz: Pope». 
  6. Real Academia Española. «Abreviaturas en español.» . 
  7. Diócesis de Canarias.«Abreviaturas de Uso Eclesiástico.» . 
  8. 'Petri Apostoli Potestatem Accipiens' .
  9. Mc 3,16; Jn 1,42
  10. Mt 10,2
  11. Jn 21, 15-17
  12. Cfr. Hechos 20,28
  13. Hechos 2
  14. Hechos 10
  15. Hechos 1,15
  16. Hechos 2, 14
  17. Hechos 15, 17
  18. Clemente de Roma: Epístola a los Corintios. V.
  19. Ignacio de Antioquía. Epístola a los Romanos. IV, 3
  20. Jn 21, 18 «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras.»
  21. 1 Pe 5, 13
  22. JEDIN, Hubert (1980). Manual de historia de la iglesia I. Herder. Barcelona. pp. pp. 186-188. ISBN 84-254-1098-3. 
  23. a b Eusebio de Cesarea. Historia Eclesiástica. Libro III, 2 y 4.8
  24. a b c Ireneo de Lyon. Historia Adversus Haereses. Libro III, 3.3
  25. 2 Tim 4, 21
  26. Ireneo de Lyon. Op. cit. III, 3.2
  27. Eusebio de Cesarea. Op. cit. III, 2
  28. Op. cit. III, 16 y 28.
  29. Clemente de Roma. Epístola a los Corintios. §1
  30. Clemente de Roma. Epístola a los Corintios. I
  31. PYKE, Edgar Royston. Op. cit. «Voz: Obispo». 
  32. Constitución Dogmática. Lumen Gentium. 21 de noviembre de 1964.«Texto de la Constitución Dogmática Lumen Gentium en la página oficial del Vaticano» . 
  33. Enciclopedia católica.«Vicario de Cristo» . Archivado desde el original el 19 de junio de 2009. Consultado el 8 de octubre de 2009. 
  34. Los Concilios Ecuménicos en Catholic.net«Concilio de Ferrara-Florencia.» . 
  35. «Papa I. el Primado Del Romano Pontífice» . Consultado el 4 de febrero de 2013. 
  36. Zenit. Audiencia General del papa Benedicto XVI del 4 de junio de 2008. «San Gregorio, Papa Magno, "siervo de los siervos de Dios”» . Archivado desde el original el 6 de junio de 2008. 
  37. Enciclopedia Católica. Término: Papa «Apartado V: Primacía de honor: títulos e insignias; 1) Títulos.» . 
  38. Código de Derecho Canónico. Canon 332, §2
  39. Ibid. Canon 349
  40. Ibid. Canon 335
  41. Ibid. Canon 378
    1. Para la idoneidad de los candidatos al Episcopado se requiere que el interesado sea: insigne por la firmeza de su fe, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y dotado de las demás cualidades que le hacen apto para ejercer el oficio de que se trata;

    2 de buena fama;
    3 de al menos treinta y cinco años;
    4 ordenado de presbítero desde hace al menos cinco años;

    5 doctor o al menos licenciado en sagrada Escritura, teología o derecho canónico, por un instituto de estudios superiores aprobado por la Sede Apostólica, o al menos verdaderamente experto en esas disciplinas.
  42. Código de Derecho . Canon 332. §1
  43. Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis. 22 de febrero de 1996. Juan Pablo II. Artículo 88.
  44. Ibid. Artículo 33
  45. Ibid. Artículo 42
  46. Ibid. Artículo 52
  47. Ibid. Artículo 87
  48. Ibid. Artículo 89
  49. Ibid. Artículo 62
  50. Constitución Apostólica Romano Pontifici Eligendo. 1 de octubre de 1975. Pablo VI. Artículos 63 y 64
  51. «Benedicto XVI, el primer Papa en renunciar en 555 años» . CNN en español. 11 de febrero de 2013. Consultado el 12 de febrero de 2013. 
  52. «Muerte y segura resurrección» . Brecha. 15 de febrero de 2013. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2013. Consultado el 18 de febrero de 2013. 
  53. Código de Derecho Canónico. Canon 351 § 1 y 2
  54. Ibid.
  55. Ibid. § 3
  56. Ibid. Canon 349 y 353
  57. Enciclopedia CatólicaMaurice M. Hassett. «Anillo del Pescador» . Archivado desde el original el 6 de octubre de 2009. 
  58. PYKE, Edgar Royston.  Falta el |título= (ayuda) Op. cit. Voz: Anillo
  59. Constitución Apostólica. Universi Dominici Gregis. Ibid. Art. 12 inciso i.
  60. PYKE, Edgar Royston.  Falta el |título= (ayuda) Op. cit. Voz: Tiara
  61. a b c d Explicación del Escudo del papa Benedicto XVI.«Página del vaticano en español.» . 
  62. Constitución Apostólica Romano Pontifici Eligendo. 01 de octubre de 1975. Pablo VI. Capítulo VII
  63. Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis. Op. Cit. art. 92
  64. PYKE, Edgar Royston (2001). Diccionario de Religiones. Trad. Elsa Cecilia Frost (2ª edición). Fondo de Cultura Económica. México. p. 359. ISBN 968-16-6427-2. «Voz: Palio». 
  65. Inmaculada Álvarez (26 de junio de 2008). «Benedicto XVI llevará un palio con forma nueva desde el 29 de junio.» . Archivado desde el original el 4 de noviembre de 2008. Consultado el 26 de septiembre de 2009. 
  66. a b Gustavo Daniel D´Apice. Catholic.net. «Los Sucesores de los Apóstoles.» . 
  67. Catholic.net. Elementos Materiales de la Liturgia. «Vestiduras del obispo: Ínfulas» . 
  68. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «solideo» . Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 24 de febrero de 2019. 

Bibliografía


Enlaces externos











Categorías: Papas | Roma | Títulos eclesiásticos | Santa Sede | Pentarquía




A partir de: 09.06.2021 07:14:36 CEST

Fuente: Wikipedia (Autores [Historia])    Licencia: CC-BY-SA-3.0

Modificaciónes: Se eliminaron todas las imágenes y la mayoría de los elementos de diseño relacionados con ellos. Algunos iconos fueron reemplazados por FontAwesome-Icons. Algunas plantillas se eliminaron (como "el artículo necesita expansión) o se asignaron (como" notas de sombrero "). Las clases CSS fueron eliminadas o armonizadas.
Se eliminaron los enlaces específicos de Wikipedia que no conducen a un artículo o categoría (como "Enlaces rojos", "enlaces a la página de edición", "enlaces a portales"). Cada enlace externo tiene un FontAwesome-Icon adicional. Además de algunos pequeños cambios de diseño, se eliminaron los contenedores de medios, mapas, cuadros de navegación, versiones habladas y Geo-microformatos.

Tenga en cuenta: Debido a que el contenido dado se toma automáticamente de Wikipedia en el momento dado, una verificación manual fue y no es posible. Por lo tanto, LinkFang.org no garantiza la precisión y la actualidad del contenido adquirido. Si hay una información que es incorrecta en este momento o tiene una pantalla incorrecta, no dude en Contáctenos: e-mail.
Ver también: Información legal & Política de privacidad.