Historiador


(Redirigido desde Historiador)

Un historiador (en femenino, historiadora) es un especialista en historia,[1]​ es decir, alguien que investiga, estudia, escribe y, en ocasiones, divulga o expone, sucesos del pasado, generalmente de la humanidad; en ocasiones, es una autoridad en su ámbito.[2]​ Algunos historiadores son reconocidos por sus publicaciones, formación o experiencia.[3]

Los historiadores se preocupan por la narrativa y la investigación continuas y metódicas de los acontecimientos pasados; si se especializa en la historiografía, se llama historiógrafo[4]​; y si se especializa en la historiología, se llama historiólogo.

En la antigüedad no se requería de condiciones específicas para serlo, sin embargo, en la actualidad puede adquirirse tales habilidades y conocimientos a través de la educación formal. Aunque en la antigüedad «cronista» aludía a alguien que recopilaba (generalmente siendo su trabajo) la historia de un pueblo o nación, hoy tiende a utilizarse como un historiador fuera de un ámbito profesional, es decir, más centrado en la crónica como género periodístico, por lo que vendría siendo un periodista.

También puede que el historiador sea especialista en un área de conocimiento en específico; por ejemplo, en la historia nacional de algún país, en alguna civilización desaparecida (como un mayista, que estudia la civilización maya, o un egiptólogo, que estudia el Antiguo Egipto), en la prehistoria o en un tema en específico, ya sea de otra ciencia (como historia de la química), deporte (como historia del fútbol) o cualquier otra cosa (como historia LGBT).

Índice

Análisis e investigación


El proceso de análisis histórico implica la investigación y el análisis de ideas, hechos y supuestos hechos en competencia para crear narrativas coherentes que expliquen «lo que sucedió» y «por qué» o «cómo sucedió». El análisis histórico moderno generalmente se basa en otras ciencias sociales, incluidas la economía, sociología, política, antropología, filosofía y lingüística.

Si bien los escritores antiguos normalmente no comparten las prácticas históricas modernas, su trabajo sigue siendo valioso por sus conocimientos dentro del contexto cultural de la época. Una parte importante de la contribución de muchos historiadores modernos es la verificación o el rechazo de relatos históricos anteriores mediante la revisión de fuentes recién descubiertas y estudios recientes o mediante disciplinas paralelas como la arqueología.

Crítica de fuentes

Hay preguntas clásicas que se ocupan para juzgar una fuente documental, o sea, criticarla: ¿cuándo se produjo la fuente?, ¿dónde se produjo?, ¿quién la produjo?, ¿a partir de qué material preexistente se produjo?, ¿en qué forma original se produjo? y ¿cuál es el valor probatorio de su contenido?

Las cuatro primeras son conocidas como «crítica mayor»; la quinta, «crítica menor»; la mayor y la menor se denominan «crítica externa». La sexta y última se llama crítica interna.[5]

Historia


Edad Antigüedad

En sus cualidades de ser humano, la comprensión del pasado parece ser una necesidad humana universal; por lo que, la narración de la historia ha surgido de forma independiente en las civilizaciones de todo el mundo. Lo que constituye la historia es una cuestión filosófica. Las cronologías más antiguas se remontan a Mesopotamia y al antiguo Egipto, aunque —por su nombre— no se conocía a ningún historiador de aquellas primeras civilizaciones.

Grecia

El la historiografía griega el pensamiento histórico sistemático surgió en la antigua Grecia, un desarrollo que se convirtió en una influencia importante en la escritura de la historia en otras partes de la región mediterránea.

La primera obra histórica crítica conocida fue Historias, compuestas por Heródoto, quien más tarde Cicerón lo nombraría padre de la historia. Heródoto intentó distinguir entre cuentas más y menos fiables y llevó a cabo personalmente la investigación de viajar extensamente, dando cuentas escritas de diversas mediterránea culturas. Aunque el énfasis general de Heródoto recae en las acciones y el carácter de los hombres, también atribuyó un papel importante a la divinidad en la determinación de los acontecimientos históricos.

Tucídides eliminó en gran medida la causalidad divina en su relato de la guerra entre Atenas y Esparta, estableciendo un elemento racionalista que sentó un precedente para los escritos históricos occidentales posteriores. También fue el primero en distinguir entre la causa y los orígenes inmediatos de un evento, mientras que su sucesor Jenofonte introdujo elementos autobiográficos y estudios de carácter en su Anábasis.

Roma

En la historiografía romana se adaptó la tradición griega. Si bien las primeras obras romanas todavía se escribieron en griego, Los Orígenes de Catón el Viejo se escribió en latín, en un esfuerzo consciente por contrarrestar la influencia cultural griega. Estrabón fue un importante exponente de la tradición grecorromana de combinar la geografía con la historia, presentando una historia descriptiva de los pueblos y lugares conocidos en su época.

Livio registra el ascenso de Roma de ciudad-estado al imperio; su especulación sobre lo que habría sucedido si Alejandro Magno hubiera marchado contra Roma representa el primer caso conocido de historia alternativa.[6]

China

En la historiografía china, el Clásico de historia es uno de los cinco clásicos de los textos clásicos chinos y una de las primeras narrativas de China. Los Anales de primavera y otoño , la crónica oficial del estado Lu que cubre el período del 722 al 481 a. C., se encuentra entre los primeros textos históricos chinos supervivientes dispuestos sobre principios analísticos, y se le atribuye principalmente a Confucio.

Sima Qian fue la primera en China en sentar las bases para la escritura histórica profesional; su trabajo escrito en Memorias históricas, un logro monumental de toda la vida en literatura. Su alcance se remonta al siglo XVI a. C. e incluye muchos tratados sobre temas específicos y biografías individuales de personas prominentes y también explora las vidas y los hechos de los plebeyos, tanto contemporáneos como de épocas anteriores.[7]

Otros historiadores de la época destacados son Zuo Qiuming (que se le atribuye Zuo Zhuan), Ban Biao (autor de la primera del Libro de Han, libro que abarca desde el 206 a. C. hasta el 25 d. C.), Ban Gu (autor de Wen Xuan, antología de poemas y otras obras literarias antiguas ordenadas cronológicamente), Ban Zhao (autora de la segunda parte del Libro de Han), Chen Shou, Fa Xian y Shen Yue.

Edad Media

Reinos cristianos

La historiografía cristiana comenzó temprano, quizás ya en Lucas-Hechos, que es la fuente principal de la Era Apostólica. Escribir historia fue popular entre los monjes cristianos y el clero en la Edad Media; escribieron sobre la historia de Jesucristo, la Iglesia y sus patrocinadores y la historia dinástica de los gobernantes locales.

En la Alta Edad Media, la escritura histórica a menudo tomaba la forma de anales o crónicas que registraban eventos año tras año, pero este estilo tendía a obstaculizar el análisis de eventos y causas[8]​. Un ejemplo de este tipo de escritura son las Crónicas anglosajonas, que fueron obra de varios escritores diferentes: se inició durante el reinado de Alfredo el Grande a fines del siglo IX, pero una copia aún se estaba actualizando en 1154.

Leonardo Bruni fue un historiador italiano que fue el primero en proponer la división de la historia de la humanidad en grandes periodos (Edad Antigua, Edad Media y Edad Moderna), pues, aunque actualmente no se usa la clasificación propuesta por él, sí sentó las bases para la clasificación historiográfica actual (en donde se agrega la Edad Contemporánea).

Arabia

La historiografía del Islam primitivo empezó con los escritos históricos musulmanes comenzaron a desarrollarse por primera vez en el siglo VII, con la reconstrucción de la vida de su profeta Mahoma en los siglos posteriores a su muerte. Con numerosas narraciones contradictorias sobre Mahoma y sus compañeros de varias fuentes, los eruditos tuvieron que verificar qué fuentes eran más confiables. Para evaluar estas fuentes, desarrollaron diversas metodologías, como la «ciencia de la biografía», la «ciencia del hadiz» y el «Isnad» (cadena de transmisión).

Posteriormente aplicaron estas metodologías a otras figuras históricas en la Edad de Oro del islam. Los historiadores famosos de esta tradición incluyen a Urwah ibn Zubayr, Wahb ibn Munabbih, Ibn Ishaq, al-Waqidi, Ibn Hisham, Muhammad al-Bukhari e Ibn Hajar al-Asqalani.

Edad Moderna

Ilustración

Durante la Ilustración comenzó el desarrollo moderno de la historiografía mediante la aplicación de métodos escrupulosos. Voltaire fue uno de los denominados «philosophes» y tuvo una enorme influencia en el arte de escribir historia. Sus historias más conocidas son La época de Luis XIV en 1751 y Ensayo sobre las costumbres y el Espíritu de las Naciones en 1756. Voltaire dijo en 1739: «Mi objetivo principal no es la historia política o militar, es la historia de las artes, del comercio, de la civilización, en una palabra, de la mente humana»[9]​. Rompió con la tradición de narrar eventos diplomáticos y militares, y enfatizó las costumbres, la historia social y los logros en las artes y las ciencias. Fue el primer erudito en hacer un intento serio de escribir la historia del mundo, eliminando los marcos teológicos y enfatizando la economía, la cultura y la historia política.

Asimismo, el filósofo David Hume estaba teniendo un impacto similar en la historia de Gran Bretaña. En 1754, publicó Historia de Inglaterra , una obra de seis volúmenes que se extendió desde la invasión de Julio César hasta la Revolución Gloriosa. Hume adoptó un alcance similar al de Voltaire en su historia; además de la historia de los reyes, los parlamentos y los ejércitos, examinó la historia de la cultura, incluidas la literatura y la ciencia.[10]

William Robertson fue un historiador escocés que obtuvo el título de «Historiógrafo real de Escocia»[11]​ publicó Historia de Escocia (1542-1603), en 1759 y su obra más famosa, Historia del reinado de Carlos V en 1769[10]​. Su erudición fue minuciosa para la época y pudo acceder a una gran cantidad de fuentes documentales que antes no habían sido estudiadas; también fue uno de los primeros historiadores que comprendió la importancia de las ideas generales y de aplicación universal en la configuración de los acontecimientos históricos[12]​.

La cúspide de los historiadores durante la Ilustración se alcanzó con la monumental obra de seis volúmenes Historia de la decadencia y caída del Imperio romano, publicada por Edward Gibbon en 1776. Debido a su relativa objetividad y uso intensivo de fuentes primarias, en el momento en que su metodología se convirtió en un modelo para los historiadores posteriores. Esto ha llevado a que Gibbon sea llamado el primer «historiador moderno»[13]​.

Edad Contemporánea

Siglo XX

El término «historia whig» fue acuñado por Herbert Butterfield en su breve libro The Whig Interpretation of History (una referencia a los whigs británicos, defensores del poder del Parlamento) de 1931 para referirse al enfoque de la historiografía que presenta el pasado como un inevitable progresión hacia una libertad e ilustración cada vez mayores, que culminan en formas modernas de democracia liberal y monarquía constitucional.

En general, los historiadores Whig enfatizaron el surgimiento del gobierno constitucional, las libertades personales y el progreso científico. El término también se ha aplicado ampliamente en disciplinas históricas fuera de la historia británica (la historia de la ciencia, por ejemplo) para criticar cualquier narrativa teleológica (o dirigida a objetivos), basada en héroes y transhistórica.[14]

El antídoto de Butterfield para la historia Whig era «evocar una cierta sensibilidad hacia el pasado, la sensibilidad que estudia el pasado “por el pasado”, que se deleita en lo concreto y lo complejo, que “sale al encuentro de la pasado”, que busca “diferencias entre el pasado y el presente”»[15]​. La formulación de Butterfield recibió mucha atención, y el tipo de escritura histórica contra la que argumentó en términos generalizados ya no es académicamente respetable.[16]

La historiografía marxista se desarrolló como una escuela de historiografía influenciada por los principales principios del marxismo, incluida la centralidad de la clase social y las limitaciones económicas en la determinación de los resultados históricos. Friedrich Engels escribió The Condition of the Working Class in England en 1844, que fue sobresaliente en la creación del ímpetu socialista en la política británica. El problema agrario en el siglo XVI (1912) de R. H. Tawney y La religión y el surgimiento del capitalismo (1926), reflejan sus preocupaciones éticas y sus preocupaciones en la historia económica.[17]

Un círculo de historiadores dentro del Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB) se formó en 1946 y se convirtió en un grupo muy influyente de historiadores marxistas británicos, que contribuyeron a la historia desde abajo y a la estructura de clases de la sociedad capitalista primitiva. Los miembros incluyeron a Christopher Hill, Eric Hobsbawm y E. P. Thompson.

Historiadores


Véase también


Referencias


  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «historiador, ra» . Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  2. «Historian» . Wordnetweb.princeton.edu. Consultado el June 27, 2008. 
  3. Herman, 1998, p. 525.
  4. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «historiologo, ga» . Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 3 de marzo de 2021. 
  5. Garraghan, 1946, p. 168.
  6. «Livy's History of Rome: Book 9» . Mcadams.posc.mu.edu. Archivado desde el original el 28 de febrero de 2007. Consultado el 28 de agosto de 2010. 
  7. Jörn, 2007, pp. 54-55.
  8. Warren, 1998, pp. 78-79.
  9. Sreedharan, 2004, p. 115.
  10. a b Sher, 1985.
  11. The Poker Club «The Poker Club» (en inglés). Consultado el 2 de marzo de 2021. 
  12. «William Robertson: An 18th Century Anthropologist-Historian» (en inglés). Consultado el 17 de diciembre de 2012. 
  13. Parsons, 2007.
  14. Ernst, 1990, pp. 301-309.
  15. Wilson y Ashplant, 1998, p. 10.
  16. G. M. Trevelyan (1992), p. 208.
  17. Benét, 1998, p. 961.

Bibliografía

Enlaces externos











Categorías: Historiadores




A partir de: 07.05.2021 01:24:57 CEST

Fuente: Wikipedia (Autores [Historia])    Licencia: CC-by-sa-3.0

Modificaciónes: Se eliminaron todas las imágenes y la mayoría de los elementos de diseño relacionados con ellos. Algunos iconos fueron reemplazados por FontAwesome-Icons. Algunas plantillas se eliminaron (como "el artículo necesita expansión) o se asignaron (como" notas de sombrero "). Las clases CSS fueron eliminadas o armonizadas.
Se eliminaron los enlaces específicos de Wikipedia que no conducen a un artículo o categoría (como "Enlaces rojos", "enlaces a la página de edición", "enlaces a portales"). Cada enlace externo tiene un FontAwesome-Icon adicional. Además de algunos pequeños cambios de diseño, se eliminaron los contenedores de medios, mapas, cuadros de navegación, versiones habladas y Geo-microformatos.

Tenga en cuenta: Debido a que el contenido dado se toma automáticamente de Wikipedia en el momento dado, una verificación manual fue y no es posible. Por lo tanto, LinkFang.org no garantiza la precisión y la actualidad del contenido adquirido. Si hay una información que es incorrecta en este momento o tiene una pantalla incorrecta, no dude en Contáctenos: e-mail.
Ver también: Información legal & Política de privacidad.